Desde su fundación en 1984, J.B. ASESORES, viene prestando asistencia jurídica de alta calidad a empresas, profesionales y particulares, desarrollando un constante esfuerzo por hacer nuestros los problemas del cliente y darles una solución. Estos son los Valores que inspiran nuestro ejercicio profesional y que ponemos a su disposición:

Como profesionales nos marcamos un objetivo claro: Asumir como propios los problemas de nuestros clientes. Para ello tratamos de: - Escucharles. - Entender cuál es su situación. - Comprender sus razones. - Analizar su posición en cada asunto, circunstancia o situación. Somos conscientes de que en muchos casos la INCOMUNICACIÓN entre el profesional y el cliente produce una GRAN INSATISFACCIÓN y nuestra experiencia nos lleva a concluir que esto se produce tanto en clientes particulares respecto de sus temas personales, como en representantes de empresas clientes respecto de temas profesionales, pues, al fin y al cabo, somos personas y lo que esperamos de un profesional es que nos escuche y asuma nuestro problema.
Al contrario que muchas firmas de abogados, asesores o profesionales, no pretendemos ni buscamos el crecimiento a ultranza, el tamaño, el ser más importantes en el mercado. Nuestro liderazgo es más humilde, pero no por ello menos importante y..., sobre todo, no por ello menos difícil. El objetivo de cada uno de los miembros de J.B. ASESORES es convertirse en SU MEJOR PROFESIONAL. Si conseguimos que cada uno de nuestros clientes nos considere como el mejor profesional, de modo que eso le lleve a depositar en nosotros su confianza y la renueve con cada nuevo asunto, habremos conseguido el mejor liderazgo de los posibles.
Nuestra conducta como profesionales se basa en el más escrupuloso respeto a las normas que presiden el ejercicio de la abogacía, que hacemos extensivas a cualquiera de los servicios empresariales que prestamos. De este modo el CÓDIGO DEONTOLÓGICO DE LA ABOGACÍA constituye nuestro libro de cabecera e inspira nuestra conducta tanto para con nuestros clientes como para con los contrarios y, por supuesto, con el resto de profesionales con los que tratamos. Partiendo de estos principios, consideramos que cada asunto que se nos encomienda debe estar basado en un MUTUO Y LIBRE ACUERDO, en el que tan importante es el encargo del cliente como la ACEPTACIÓN DE LA FIRMA, por ello no se aceptan indiscriminadamente todo tipo de asuntos y rehusamos aquellos que, de una forma u otra, no se ajustan a nuestro CÓDIGO ÉTICO.
Creemos interesante señalar que nuestro concepto de trabajo en equipo se desdobla en tres niveles que están íntimamente relacionados, a saber: Un primer nivel lo constituye el EQUIPO DE TRABAJO PROFESIONAL INTERNO que se ocupa de cada asunto. Sabemos que para atender adecuadamente a nuestros clientes, no es suficiente con que una persona “lleve” el asunto. Todo el equipo profesional de J.B. ASESORES debe involucrarse según las necesidades, ya que el cliente no encomienda sus intereses a una u otra persona, sino a la firma. En consonancia con esta filosofía de trabajo, siempre habrá al menos dos profesionales que, conjuntamente, se ocupen de cada asunto. Un segundo nivel lo constituye la informatización del expediente dentro del despacho, de forma que en cualquier momento, cualquier persona pueda acceder a la información esencial de expediente e informar al cliente de la situación de su asunto. Por último, en el tercer nivel está implicado el propio cliente, que entendemos tiene que tener una posición activa, de modo que tratamos siempre de incorporarlo al equipo de trabajo manteniéndole informado de las actuaciones realizadas, aceptando con gusto sus sugerencias y, muchas veces, trabajando con él, codo con codo, en la preparación y planificación del asunto.
no somos capaces de generar una estructura de trabajo que sea eficaz. Para nosotros la eficacia se mide por nuestra capacidad de atender personalmente al cliente, de realizar las gestiones en el más breve plazo posible, de presentar los escritos necesarios de forma rápida y de entregar un trabajo en el plazo acordado con el cliente. Sin embargo, también consideramos que forma parte de la eficacia tomarse el tiempo necesario para estudiar y valorar la problemática de un asunto, de modo que podamos dar el mejor consejo legal al cliente.
Para satisfacer las necesidades de comunicación de nuestros clientes con el Despacho, nos hemos dotado de las últimas tecnologías informáticas. Nuestra centralita telefónica está dotada de un servicio de bienvenida y selección destino de la llamada, para que el cliente pueda acceder directamente al departamento con el que desea hablar. La tramitación de los expedientes se realiza mediante un programa informático que permite el control de cada asunto y la obtención de la información sobre la situación del mismo aunque el letrado no se encuentre en el despacho, lo que permite informar al cliente en cualquier momento de la última actuación realizada en su asunto.
> Vocación de servicio > Vocación de liderazgo > Ética profesional > Trabajo en equipo > Procesos de trabajo eficaces > Tecnologías avanzadas > Honorarios justos Honorarios justos Una de las principales inquietudes que las personas y las empresas tienen cuando acuden a un despacho de abogados es la de saber cuánto les va a costar el profesional. J.B.ASESORES tiene un compromiso permanente con sus clientes de TRANSPARENCIA TOTAL en materia de Honorarios Profesionales. Así, desde el momento en que se efectúa la primera consulta, incluso antes de que se formalice el encargo al Despacho, se realizará un PRESUPUESTO ESCRITO DE HONORARIOS en que se establecerá el IMPORTE MÁXIMO de los honorarios que el cliente tendrá que abonar, de modo que desde el primer momento el cliente sepa cual es su RIESGO ECONÓMICO MÁXIMO en el asunto en cuanto a los honorarios de los profesionales que intervengan en el mismo, incluyendo tanto los honorarios de abogado como los de procurador si fuere necesario. Si como consecuencia del desarrollo del asunto el presupuesto inicial hubiera de modificarse como consecuencia de actuaciones profesionales o incidentes no previstos inicialmente, nos comprometemos a realizar un PRESUPUESTO ADICIONAL y a no efectuar ninguna actuación sin la expresa aceptación de dicho presupuesto por el cliente. Para calcular el importe de nuestros honorarios nos regimos por los siguientes principios: - Justa retribución en función de la complejidad del trabajo realizado y de la dedicación en tiempo que el asunto requiere. - Criterios orientadores marcados por el Ilustre Colegio de Abogados de Madrid. - Inclusión de la totalidad de las actuaciones realizadas en la intervención. Se entenderán siempre incluidas en nuestros presupuestos las visitas al despacho, reuniones con el cliente en su oficina, desplazamientos al Juzgado, Registros u otras oficinas públicas que fueren necesarias para la normal tramitación de cada asunto. - Exclusión de los Gastos del asunto. Todos aquellos gastos que genere nuestra intervención serán por cuenta del cliente y en ningún caso se entenderán incluidos en el presupuesto o minuta de honorarios que se gire.